Gran parte de los robos que sufrimos en Argentina, se concretan a través de la violación de cerraduras. Para prevenirnos, vamos a ver cuál es la cerradura más difícil de abrir.

Lo primero en lo que tenemos que pensar, es en deshacernos de aquellas cerraduras que son demasiado viejas (y que por ende deben estar próximas a fallar) o de mala calidad. Atención: cualquier cerradura que tenga más de 10 años ya es considerada antigua a los fines de la seguridad. Dichas condiciones vuelven más vulnerable nuestra vivienda, pues a mayor obsolencia, más facilidad para los ladrones.

Lo segundo es recordar dos características fundamentales a la hora de buscar una cerradura con la cual sustituir a la anterior: reforzada y con sistema antibumping.

Para ser honestos, ningún modelo es absolutamente seguro al punto de protegernos sin ningún margen de error, pero obviamente hay maneras de reducir el margen de desprotección. Si no logramos hacerle imposible el ingreso a los ladrones, al menos les daremos mucho trabajo, lo cual nos dará más tiempo para descubrirlos o llamar a la policía.

Cuál es la cerradura más difícil de abrir: sistema antibumbing

No podemos saber qué es un sistema antibumping si antes no sabemos lo que es el bumping.

Se trata de una técnica que utilizan los ladrones para forzar una cerradura. Introducen una llave bumping y la golpean desde afuera con un martillo. Esto hace saltar el mecanismo interno y abre la puerta.

Cuál es la cerradura más difícil de abrir: otras características

Más pines

Cuando se utiliza la técnica del bumping, lo que se busca es alinear los pines (componentes del mecanismo interior de la cerradura) para hacerlos saltar. De manera que cuantas más líneas de pines tenga la cerradura, más difícil será abrirla.

Sistema antitaladro

Si la casa que deseamos proteger se encuentra un poco alejada de los vecinos, de manera que no puedan escuchar o ver a los ladrones intentando ingresar, se recomienda reforzar la cerradura con un escudo o metal en la zona de los pines. Esto evitará el uso de taladro para forzar la cerradura.

Segunda cerradura

Una segunda cerradura en la puerta, nos permitirá protegernos de la apertura por palanca utilizando una barreta.

Puerta segura

Obviamente que no tendrá sentido invertir en una cerradura de última tecnología, si tenemos una puerta que puede forzarse fácilmente, como aquellas que tienen vidrio sin reja o que están hechas de aluminio. Por eso recomendamos complementar una buena cerradura, por más que parezca una obviedad, con una buena puerta.

¿Dejar la llave puesta o no?

Como último consejo, sugerimos poner llave en la puerta siempre, sea que haya gente en la casa o no, pues la presencia de personas en el interior no disuade a los delincuentes.

Si nos encontramos dentro de casa, lo mejor es echar llave y dejarla puesta del lado de adentro y cruzada, para que nadie desde el exterior pueda empujarla para sacarla y así abrir la puerta.

Como recomendaciones secundarias, podríamos mencionar el cambio periódico de cerradura, como para mantenerse actualizado en cuanto a los modelos más seguros que van apareciendo en el mercado. Digamos entonces cada cierta cantidad de años, reemplazar las cerraduras viejas por otras más modernas.

En cualquier circunstancia, siempre será mejor realizar una consulta con un cerrajero profesional, para recibir un óptimo asesoramiento sobre qué tipo de cerradura comprar según la puerta que tengamos y la oferta que haya en el mercado local.

Otra recomendación es la colocación de una alarma o cualquier otro sistema de seguridad que complemente y refuerce las cerraduras, puertas y herrajes. No olvidemos que los ladrones pueden ingeniárselas para ingresar a la vivienda por otros lugares o de otras maneras que no sean forzar la cerradura.

Seguinos:

Más Novedades

Compartir

Más Novedades de Cerrajería